Los padres aprecian la importancia de las revisiones dentales, del oído y de la vista de sus hijos, pero olvidan quizás la más importante de todas: la revisión de la columna vertebral. No hay que esperar a sentir dolor de espalda para visitar a un Doctor en Quiropráctica.

Los niños son los que sufren más subluxaciones debido a las caídas, malas posturas, mochilas pesadas, aprender a caminar o ir en bici. Como una caries silenciosa, la subluxación vertebral afecta a todo el organismo del niño sin que a priori se noten los efectos. 

La quiropráctica puede ayudar a los niños con: cólicos del lactante, otitis media, escoliosis, asma y problemas respiratorios , alergias, problemas de sueño, tortícolis congénita, cabeza asimétrica (el bebe mira siempre del mismo lado o quiere siempre el mismo pecho), el bebe llora mucho, reflujos, dolores de espalda y cuello, micción involuntaria, contracturas, ansiedad, mareos, vértigo, hiperactividad.. El parto puede de hecho ser cuando muchos niños reciben su primera subluxación vertebral

 El cuidado quiropráctico aporta bienestar de forma natural y tiene una función preventiva de suma importancia para la calidad de vida de los niños y su rendimiento escolar.

Quiropráctica Santamaría. Todos los derechos reservados. 2014 ®

Queda prohibida la copia de los materiales incluidos en esta web sin autorización expresa por escrito de Quiropráctica Santamaría.

Política de Privacidad